La experiencia a la que

La experiencia a la que me refiero trasciende el municipio y se refiere al transporte colectivo interurbano.
En los numerosos lugares europeos, españoles y norteamericanos, que he visitado se informa con antelación , tanto por megafonía como con carteles indicadores, del nombre de la próxima parada o estación.
Sin embargo, en el transporte colectivo de esta isla , al viajero no se le informa por medio de ninguno de estos sistemas. Lo cual no sólo es grave desde el punto de vista de la calidad del servicio, que obliga a los usuarios a importunar con preguntas al conductor, con el riesgo de distracción que conlleva, sino que constituye una barrera para minusválidos auditivos y visuales, en este último caso especialmente grave por su carácter disuasorio.
Por lo que solicito a la Corporación que reclame ante la autoridad del transporte para que se eliminen estas barreras que impiden a un discapasitado visual , auditivo, ó a un simple viajero extranjero , viajar con normalidad.